miércoles, 25 de mayo de 2016

LARRODRIGO-Salamanca-Castilla y León-España














El Arroyo de Larrodrigo, al que el pueblo le da su nombre, nace unos kilómetros más arriba, pasa por la parte baja del pueblo formando una bonita ribera, para dirigirse con alguna prisa hacia su destino, pasando por otras poblaciones donde va formando una estrecha y bonita ribera, hasta llegar al Tormes.  Antes de desembocar en el Tomes, recibe el nombre de arroyo Portillo, por el pueblo situado  donde el Arroyo de Larrodrigo entrega sus aguas al Río Tormes








LARRODRIGO es un pueblo de la provincia de Salamanca. Está situado en la Comarca de la Tierra de Alba a 16 kilómetros de Alba de Tormes, a 35 kilómetros de la capital y a una altitud de 870 metros. Pertenece al partido judicial de Salamanca y sus fiestas patronales se celebran en San Blas y en San Pedro.
Al municipio de Larrodrigo pertenecen las localidades cercanas de Carabias (hoy casi despoblada) y Gallegos de Crespo (despoblada).
Al igual que la mayoría de los pueblos de la Comarca de la Tierra de Alba, es pequeño y poco poblado y su actividad económica es la agricultura y la ganadería.

Larrodrigo en el año 1900 contaba con una población de 614 habitantes, en 1950 alcanzo su techo de población con 881 habitantes y en año 2015 su población era de 191 habitantes.

















La fundación de Larrodrigo se remonta a las repoblaciones efectuadas por los Reyes de León en la Edad Media. En el siglo XIII se llamó Pela Rodrigo y en el XV Felarrodrigo. Con la creación de las actuales  provincias en el año 1833, Larrodrigo quedo encuadrada en la provincia de Salamanca.
La Comarca de la Tierra de Alba estuvo habitada, siglos atrás,  como lo demuestran los numerosos yacimientos arqueológicos diseminados por toda la comarca. En Larrodrigo hay restos de un poblado romano a unos 4 kilómetros del pueblo en la alquería de Gallegos de Crespo, finca perteneciente a la casa de Alba.

En la plaza se exhibe, sobre un monolito, un VERRACO de granito, bastante desgastado, con una inscripción. Este verraco estuvo empotrado en los cimientos de una casa cercana a la iglesia y el propietario lo dono. Es posible que en el pueblo actual, que se halla sobre un alto formado por el arroyo, existiera un castro.